Menú inferior

AGENDA CIUDADANA 2021

MEJOR PARTICIPAR DE LA SOLUCIÓN ANTES QUE SER CÓMPLICE DE LA PESADILLA

¿Te gusta el mundo en el que vives? ¿Quieres que las cosas sigan igual? ¿Te das cuenta que todo apunta a que van a empeorar? ¿Te sientes responsable de lo que sucede?…

Cada ciudadano ha sido responsable, indirectamente, de la situación que vive el planeta y nuestra civilización. Por que la sociedad está enferma y, en vez de sanar, continúa intoxicándose.

Para encontrar una salida al callejón que hemos entrado es fundamental realizar una radiografía, cuestionándonos a nosotros mismos, para encabezar con nuestro sentir la lista de opciones. Porque hay una necesidad vital urgente, dado que si estamos de acuerdo en algo, es que tal como se ha organizado el mundo desde marzo 2020, ya no debe seguir funcionando así. ¿Cierto?

En caso de que a ti te guste la vida que llevas y el mundo en el que habitas, no hace falta que sigas leyendo. Está claro que te interesa más evitar la reflexión y continuar alimentando al Sistema que arrolla las almas humanas.

Pero si hay en ti dignidad y anhelo de libertad verdadera, señalamos la voluntad consciente como la clave del libre albedrío para el destino de nuestra especie. Vamos a intentar estructurar adecuadamente la situación y formular las preguntas concretas que consiguen mostrar el bosque, en vez de atender únicamente a un árbol. ¿Dónde está el problema?

El problema no es el Sistema. El problema es la autoridad, es el exceso de autoridad que controla y manipula para someter y explotar, hasta esclavizar a la población mundial. Por consiguiente, la clave de la solución pasa por algo muy simple: HUMANIZAR LA AUTORIDAD. Entonces, el desafío es obvio: afrontar la obediencia.

Es mejor una sugerencia que una norma. Las leyes imponen, sin debate, determinadas acciones y comportamientos. Las leyes son legislaciones que provienen de los gobiernos elegidos democráticamente, cuyos planes son el reflejo de las inquietudes ciudadanas y la protección de los derechos fundamentales del individuo. La actualidad demuestra la distopía que se vive a diario en la Tierra.

Por supuesto, es agradable seguir una recomendación que te beneficia. Pero cumplir con directrices que nos perjudican, día tras día y otro año más, ¿tiene sentido?

Cuando los argumentos se basan en mentiras y engaños, incoherencias manifiestas y errores intencionados, ¿tiene sentido seguir respetando la autoridad que da forma a la vida miserable?

Los inconvenientes que arrastra nuestra sociedad enferma, enferma de codicia y violencia en la cúpula, enferma de apatía y conformismo en la base de la pirámide, son variados y diversos, pero al final, la solución, tiene que ver con la obediencia o la alternativa que nace de la voluntad consciente del ser humano que busca una existencia a plenitud de facultades. ¿La buscas tú?

Nada que no busques, encontrarás jamás. Formularse preguntas, es buscar respuestas y, de repente, encontrar respuestas que no esperas pero sobre todo, nuevas preguntas que te permiten cruzar al otro lado del horizonte fijado como línea roja de parte de la autoridad del Sistema. Hay una área prohibida para la ciudadanía. Si te fijas, el horizonte se mueve, se aleja, en función de los intereses de una élite que diseña el Sistema.

Explorar significa curiosear, jugar y divertirse. La vida es una aventura apasionante cuando logras dar rienda suelta a tu energía vital. Implica honestidad y valentía, ¿tú las tienes?

Pero atención, porque nunca son suficientes la sinceridad y el coraje. Sin compromiso formal y perseverancia, nada que emprendas se traducirá a un resultado concreto. Por lo tanto, hablamos de responsabilidad. De fidelidad a uno mismo. De respeto por nuestra “humanidad” y el resto de la Humanidad. Una humanidad atacada por los excesos teológicos y la Inteligencia Artificial que se ha entronado desde la adicción a las máquinas y los algoritmos que han logrado la tiranía de la dictadura digital.

En vez de seguir culpando a los gobiernos y a los políticos, a la mano invisible del mercado y a las siniestras sombras que operan detrás del escenario tirando de los hilos, hay que empezar a mirarse al espejo fijamente. También los médicos y los abogados son responsables. También los policías y los taxistas y recepcionistas y asistentes, son los responsables del punto al que hemos llegado. Antropófagos y programadores de software, sociólogos y prostitutas por igual. Padres y madres y abuelos, todos estamos por igual frente al abismo. El precipicio donde la especie humana se despeña o aprende a extender sus alas y volar alto. Así de simple es la cosa hoy. El año 2022 puede convertirse en un periodo de “jornadas de eclipse dorado” para los “forajidos del Sistema” o puede convertirse en la obediencia generalizada de quienes en fila y ordenadamente resignados, van uno detrás de otro hasta el despeñadero oficial que regulan las leyes que asesinan los derechos humanos.

Muchos problemas nos rodean, muchos expertos hablan y hablan y las cosas llevan años y décadas complicándose cada vez más, reduciéndose la capacidad del individuo para vibrar y desplegar su potencial. La dinámica de la espiritualidad creativa de aplicación práctica, nunca estuvo en los colegios y las universidades. Jamás están presentes la consciencia de unidad y la fraternidad y el bien común en las salas de reuniones. Al final, el problema se reduce a uno. Siempre es el mismo, así como su consecuencia. Autoridad y obediencia.

Se trata de una autoridad que daña y perjudica, en vez de defender la vida, el amor, la verdad, desde la empatía y la asertividad, la sinergia y la simbiosis de las almas activadas desde la esencia genuina. Esa que no disponen las máquinas. ¿Por que la llaman Inteligencia Artificial si no es inteligente?…

La inteligencia es básicamente la consciencia de uno mismo y el entorno. Los algoritmos consiguen realizar veloces cálculos impensables para los seres humanos, pero computan los datos que disponen, no pueden intuir o imaginar o percibir o inventar, por consiguiente, son muy torpes los ordenadores, sobre todo porque no entienden de amor ni saben distinguir lo falso de lo real. Sólo realizan cálculos con las cifras disponibles.

Sin embargo, es preferible que esta circunstancia siga así. ¿De dónde surge la maldad? La maldad es el resultado del exceso de inteligencia que inventa formas de someter a los demás en un ataque de supremacía. La inteligencia nace para abusar de otros y someter.

Los problemas son iguales en todos los países. Son males que afectan a la ciudadanía planetaria en su conjunto, sin distinción de color sexo o edad. Pero el principal problema planetario, no es la economía y la salud, y tampoco lo es el dinero y la muerte.

El ser humano nace, vive y muere, y, para vivir, no se necesitan las finanzas. El capitalismo es un mecanismo del Sistema que se ha organizado de forma despiadada, pero eso no es la vida del mundo en la Tierra. Si un avión se despeña en el mar y los sobrevivientes, náufragos que logran llegar hasta una remota isla, encuentran la manera de cooperar y organizarse sin la presencia del dinero. Nadan juntos en el mar y aprenden a complementarse.

El punto en el que estamos durante 2022 en esta decisiva década de jaque mate, es la mayor encrucijada que afronta la actual civilización que como los antiguos egipcios o los Maya y los Incas y los Aztecas, está a punto de dar un nuevo paso hacia otro ciclo. La nueva etapa de nuestra especie está aquí y ahora. El resultado depende de lo que hagamos en los próximos meses y años. Y no me refiero a la urgencia climática.

El quid de la cuestión del presente artículo es el palpitar interno, es el abrazarse por dentro y conciliarse con uno mismo para definir las convicciones individuales y los principios humanistas que pueden dar forma a las actitudes que devienen conducta, gesto y actos que se convierten en eventos y acontecimientos. ¡Replanteamientos!

Ha habido el plan de una élite. Se estuvo fraguando desde décadas atrás, como la cuerda de la soga al cuello, que va estrechándose conforme pasa el tiempo y hasta la fecha actual, que ahoga al mundo entero en un suicido colectivo. Porque es la misma ciudadanía planetaria quien asiste impasible al espectáculo, sentada en las butacas, en vez de subirse al escenario para protagonizar la historia de nuestra especie.

Hay un proceso de unas entidades biológicas de inteligencia avanzada, torpes en el amor y alérgicas a la verdad. Personas que se han ido situando en posiciones estratégicas como la jefatura negativa del nuevo orden mundial que empezó a mostrar su rostro públicamente en la década de los setenta, luego de matar deliberadamente a varios líderes sociales con valores humanitarios (John Fitzgerald Kennedy, Robert F. Kennedy, Martin Luther King, Robert F. Kennedy). Sucedió ante el estupor público, pero también, ante la nula reacción que hizo entender “a los de arriba escondidos entre las sombras” que se podía pisotear al pueblo que toleraba cierto grado de presión, a cambio de una supuesta seguridad y una promesa de felicidad. Felicidad que dependía de su capacidad para trabajar, esforzarse y sacrificarse cada día de la semana sin dejar de pagar los impuestos. ¿Se dan cuenta de la palabra?.. ¡Imposición! En vez de saludable contribución del pueblo a la administración. Agresión, en vez de acción pacífica. Igual que la educación que adoctrina, en vez de enseñar las cuestiones más elementales de la vida, por ejemplo: conocerse uno mismo y aprender a tomar buenas decisiones.

En la época actual, ya poco o nada tiene que ver la manera en como se vive y se siente la vida, respecto a fechas anteriores a marzo 2020. Las relaciones con los demás, también se han modificado. Amenazan las nuevas tendencias con alterar la composición genética de nuestros cuerpos a base de más tecnología y ciencia al servicio de mayores cuotas de autoridad y obediencia.

Quienes nos gobiernan, ¿son un fiel reflejo de los gobernados? ¿Elije el pueblo al político que lidera un país? ¿Quién gobierna a los estados del mundo? .. teorías de conspiración.. ¡hechos! Todas las naciones se someten a los grandes organismos internacionales. Todos los países aceptan los chantajes de las grandes corporaciones, ya sea la industria financiera o la farmacéutica.

Los partidos políticos son la puerta al gobierno de una nación, pero lo países, ninguno refleja el clamor popular, porque los políticos obedecen a quien los financian. Por un lado, el ciudadano “que piensa” no tiene espacio entre las filas de una fuerza política. Supuestamente, puede participar cualquier hombre y mujer, pero las bases de los partidos están llenas de gente sin estudios, con pocas capacidades intelectuales, que sin embargo, saben obedecer al líder y, a base de favores y ascensos, se consigue ocupar las más altas posiciones en el organigrama y los ministerios, hasta encabezar la lista y convertirse en máximo representante público y marioneta del nivel superior. Además, la democracia y los resultados electorales, son cada vez más controlados por la ingeniería informática, igual como antes lo fue desde la ingeniera social protagonizada desde lo mediático y el circo de las campañas. Algo que hoy se resuelve con algoritmos y la Big Data y las mentiras orquestadas para empujar las tendencias y corrientes de pensamiento.

La única verdad absoluta es la siguiente argumentación: no existe ningún gobernante en el mundo que tenga el suficiente poder para controlar a un pueblo, contra la voluntad del pueblo (tenemos la evidencia de Gandhi con el imperio británico en la India). Existen las armas para someter al pueblo, con la amenaza del fusilamiento, por lo que el miedo es lo que consigue el control y la resignación de la población. Las armas para el control han dejado de ser sangrientas y violetas y pasan por la anestesia de la población mundial. Por el envenenamiento desde el aire y los alimentos y el agua, así como las ondas electromagnéticas y las corrientes de opinión en el ciberespacio. Tácticas dispuestas para anular al individuo y su capacidad de pensar y sentir y obrar en consecuencia a su palpitar interno. Se impone una influencia externa nociva y maligna.

El Gobierno Central Global que viene instaurando la distopía públicamente y sin avergonzarse por su comportamiento de “régimen siniestro y perverso” proviene de esa jefatura del siglo pasado. La jefatura “negativa”. Es negativa porque no tiene. Carece de amor. Es imposible que sea favorable, por eso sus resultados son inaceptables. Pero la narrativa oficial, todavía convence a una gran mayoría de la población del planeta que sigue adormecida y empobrecida. Porque no están entendiendo que son ciudadanos ordinarios capaces de acciones extraordinarias. Ciudadanos que, en vez de disidentes controlados por la pasividad, pueden convertirse en ciudadanos divergentes que se salen por la tangente.

Tal como afirmaba desde el inicio del presente escrito, el problema es la obediencia y su causa es la autoridad. La solución es recuperar el control. Recuperar el control significa vibrar en sociedad. Desplegar los dones naturales y compartir los talentos particulares en una sociedad que se mejora a sí misma desde la base, con los principios humanistas fundamentales como estandarte. Es una acto de amor a nuestra especie, pero lo que mantendrá en equilibrio constante a nuestra especie: será a fraternidad. La empatía y la sensibilidad, así como el respeto por los demás. El apoyo mutuo y la ayuda recíproca. Me refiero a la Agenda Ciudadana para la armonía convivencial en el territorio.

Una “armonía convivencial” para todos los habitantes por igual, en igualdad de oportunidades y sin restricción del libre albedrío que impulsa el alma que solo contiene bondad. El espíritu de la Humanidad contiene tesoros inmensos que demasiadas personas con sus armaduras de metal han olvidado, hasta arrinconarlos, en favor del ego y el temperamento materialista. Sin embargo, los atributos del ser humano, siguen latiendo en el interior de cada ciudadano. Lo harán, mientras el Internet de las cosas, no se incruste como chip o radiación que altera los pensamientos y modifica su condición.

El principio para la salida del laberinto de la ignorancia, para que finalmente se desvanezcan las ilusiones del Sistema y evitemos entrar en el metaverso del mundo virtual. Ese “mundo ideal” para el que nos han estado preparado cuidadosamente en el ciberespacio desde hace años. Señalo con énfasis que LA SALIDA está en el indiscutible poder del ser humano capaz de emerger y trascender.

Los poderosos tienen las armas. Pero el auténtico poder radica en la voluntad consciente. Significa libre albedrío, equivale a la posibilidad de que cada uno escriba su propio destino con la poesía de su alma. Y si muchas almas comprenden esta simple verdad, entonces, ese gigante dormido, despierta y se levanta.. ¡y será imparable. Como el genio que es imposible regresar a la botella. Si la población mundial deja de pelear y observan las cosas que unen, en vez de distanciarse. Si se fijan en lo que nos une a los unos y los otros, en vez de separarnos por trivialidades y etiquetas orquestadas desde las sombras, que es lo que permanentemente se alimenta en la actualidad, dividiendo a la gente. Entonces logramos dar forma a la fraternidad universal. ¡Seremos invencibles!

Quienes están al frente de las decisiones del mundo son unos pocos. Pero la decisiones que se toman, deben implementarse por una gran cantidad de personas. Se gestionan y ejecutan de parte de “los soldados del sistema” que en la mayoría de casos actúan como sicarios, a cambio de pequeñas cuotas de poder. ¿Qué pasaría si desde estas mismas filas surgiera el sabotaje?

Una serie de mandos intermedios que se mueven como bisagras que abren y cierran puertas, son los puentes que conectan a la élite con la población del planeta. Por otro lado, si la gente sale a la calle sin el pase de vacunación en la mano, con cuantos policías se podrá controlar a una ciudad entera que se niega a semejante humillación. ¿Qué pasa si el mismo policía se niega a detener o golpear a su vecino y al amigo o al hijo que desprecia “la marca de la bestia” y descarta el uso del código QR?

Qué pasa cuando las fichas de dominó colocadas para caer una detrás de otra, encuentran una pequeño e insignificante espacio vació. Qué pasa si una se sale de la fila para que nos logren llevarnos a todos directamente a la cámara de gas. Qué hubiera pasado si los miles de judíos no hubieran respetado el orden en la fila y se hubieran abalanzado en tropel sobre los pocos nazis armados. Qué pasa si unos pocos mueren con dignidad defendiendo sus ideales y, resulta, que con su acción, están protegiendo al conjunto de seres humanos que se salvan de la agresión. La cuestión es dar un paso adelante, decisivo, determinante. Porque todo gran trayecto da comienzo con un simple y sencillo paso que nace del impulso del alma consciente y sonriente.

¿Vamos a permitir que las cosas sigan así? ¿Avanzamos en silencio y cabizbajos hasta el precipicio del genocidio o nos detenemos y examinamos lo que curre realmente en nuestro planeta?

Tú, ¿vas a seguir favoreciendo que unos pocos implanten definitivamente la distopía gracias a tu consentimiento y aprobación? Porque la pasividad, el mirar a otro lado y cruzarse de brazos, en sí misma.. ¡es una decisión! Distraerse con la maratón en televisión o copiar y pegar publicaciones de alarma y denuncia, ¿qué se consigue así?

SIN CENSURA Cuestionamiento y análisis de la pandemia en su SEGUNDO ANIVERSARIO (+)

Al igual que tienen una agenda siniestra, la agenda ciudadana es la respuesta de los hombres y las mujeres que mantienen su integridad humana y espiritual intacta. Aquellos ciudadanos ordinarios que hablamos de dignidad y libertad, nos unimos y reunimos en el movimiento de innovación social para realizar eventos extraordinarios con entusiasmo.

La AGENDA CIUDADANA se compone de manifiestos universales y acciones planetarias que empoderan al individuo, devolviéndole el control de su vida. Por el simple hecho de que cada uno, poderoso en su haber, con ese tesoro que es el alma humana que ningún gobierno te podrá arrebatar jamás, nos expresamos, nos manifestamos, vibramos en la comunidad. ¿Nos acompañas?

Hemos permitido que pase lo que estamos sufriendo, pero esta “nueva normalidad” va a empeorar. Las cosas se complicarán mucho durante 2022 si no se hace algo radical y contundente, más allá de negarse a la mascarilla y la vacuna y el pase sanitario digital.

Después de la lectura del presente artículo, ¿quién podrá alegar ignorancia? Desde el Programa de humanidades ÉXODO PODCAST hemos planteado reflexiones que estimulan al florecimiento íntimo. Recomendamos las escuchas disponibles.

exodopodcast SPOTIFY

exodopodcast IVOOX

exodopodcast YOUTUBE

Una sociedad no se convierte en ignorante de la noche a la mañana. Tiene que ver con la educación, con los planes de estudio, pero sobre todo, con el entendimiento y su contenido. Las canciones y las películas han sido perfectas para canalizar ciertos mensajes. Para desprogramarse y desenchufarse de la Matrix, el Sistema precisará varias generaciones, por lo tanto, cuando antes iniciemos la transición, antes empezaremos a ver luz la final del oscuro túnel que atravesamos los ciudadanos. Hombres y mujeres capaces de estructurar una manera de ser y estar en el mundo que sea una alternativa viable. Una sociedad que se mejora desde la base y hacia arriba, desde adentro, hacia afuera. Hagamos juntos el éxodo a la utopía. Entendida como ese lugar magnifico al que todavía no hemos llegado, pero nunca un imposible.

¿Vas a seguir “peleando” para imponer tu opinión? ¿De verdad es importante quién tiene la razón? Será que tiene más valor ser constructivo, igual de crítico, pero encontrando los puntos de coincidencia.. ¡claro que sí! En las cuestiones más fundamentales, todos estaremos de acuerdo. Pero, ¿somos capaces de unirnos en un método de acción que logra la alegría compartida?

¿Quieres vivir o prefieres morir?.. es fácil la respuesta. ¿Prefieres una vida miserable o una existencia a plenitud de facultades?.. es rápida la respuesta.

La vida es movimiento. La vida es aquello que sucede, en lo que participamos de una u otra manera. Es lo que construimos con nuestro compromiso o rechazo. La vida depende de nuestro movimiento. Pero si el movimiento viene dirigido, es intencionado, y resulta que nos amenaza y nos chantajea y nos obliga contra nuestra propia voluntad. Entonces, resulta un movimiento desastroso. Una auténtica calamidad. ¡Una tragedia a rectificar!

El movimiento es propio o ajeno. Pregúntate si tu movimiento es digno. Respóndete si es libre. ¿Para qué haces lo que haces en realidad? Actúas a diario, ¿para sentirte bien o para cumplir con lo que se espera de ti? Haces lo correcto que suele alienarse con “lo legal” o.. realizas aquellas acciones que sientes y te hacen sentir bien, ¿qué dices?

¿Te sientes bien cuando haces lo correcto? Aquello que suele llamarse “correcto” es la doctrina de la autoridad, la directriz de los que mandan, el interés oculto de quienes obligan a través de las leyes y las corrientes de opinión y las ideas que se implantan en las mentes y los celulares como antes se implantó la moral y el pecado en la religión.

La razón profunda está en la intimidad del alma. Los pensamientos prefabricados, son parte de la ignorancia causada por la obediencia a la autoridad exenta de amor y verdad.

El Sistema se sustenta en las grandes trampas, como el dinero, que nace de la nada. La justicia, que no está presente en los tribunales. Tribunales que se regulan por las leyes que castigan y condenan, pero que nunca analizan las causas. Se encarcela al ladrón. ¿Por qué roba el ladrón? Si roba porque tiene hambre y no hay posibilidad de un empleo remunerado, ¿quién es el culpable?

Al Sistema nunca le han interesado las causas. Ni tampoco resolver las causas. Porque las fallas, precisamente son lo que justifican la presencia de la autoridad y la necesidad de un sistema para la ley y el orden, pero se trata de un espejismo. ¡Una ilusión!

El pequeño ciudadano que llega a la cuna, aterriza en una cárcel planetaria cuyos primeros instructores son los miembros de la familia, que en vez de mostrarle como abrazarse por dentro, le muestran como obedecer. Un comportamiento que se imita y se perfecciona en la escuela. Una escuela que nunca es la escuela para la vida plena. Se trata de la escuela que moldea las piezas que encajarán perfectamente en la maquinaria que arrolla las almas humanas. Piezas que son sustituibles, las unas, por las otras, porque todas están cortadas por el mismo patrón y moldeadas con protocolos de obligación.

Si en el hogar no hay el calor de la reunión en torno a la hoguera, los relatos de iniciación y los principios humanistas ¡fallecen! antes de florecer. Si faltan las enseñanzas, las experiencias vitales, las relaciones con la sabiduría ancestral de los ancianos, entonces muere lo mejor de cada generación, con cada nueva generación que no se alimenta de los hallazgos del pasado, errores y aciertos del ayer.

La naturaleza de la vida siempre ha sido que el joven cuestiona el mundo he intenta mejorarlo, superando a su padre y a su madre. Sin embargo, ese afán del adolescente de hoy está en el ciberespacio, en la complacencia del mundo virtual que descarta lo humano, como la inteligencia artificial descarta la verdad, incapaz de diferenciarla entre el océano de datos organizados para realizar operaciones que dan como resultado el transhumanismo. Es decir, el asesinato de la intuición y la percepción, la imaginación y la invención, la sensibilidad y la ternura, por citar las más evidentes e incuestionables características innatas e implícitas en el ser humano.

Papá y mamá entregan el teléfono a los pequeños para que se “entretengan” y no molesten. Igual que si le dieran una pistola para que se disparara en la cabeza. La tecnología arranca la capacidad de iniciativa. La pasividad se incorpora a la dinámica del pequeño ciudadano que asume que la verdad está en Internet. Una red orquestada desde los gigantes informáticos y los objetivos militares, seduce a los pequeños ciudadanos.

Estas pocas personas de armadura fría y espada afilada que organizan el mundo y el estilo de vida, han sido capaces de meter a una jirafa en un automóvil. Inaudito, pero cierto. ¿Qué sentido tiene una jirafa en un automóvil? El mismo que una vida sin amor y verdad. La existencia sin principios humanistas, nunca puede ser una vida plena. Será una vida miserable a todas luces, porque se ha extirpado el alma de la operación que se realiza para construir el devenir y el acontecer cotidiano, es decir: la vida.

Sobrevivir no puede ser la premisa. Tampoco ese habitual trabajar “para ganarse la vida”. La vida es un don natural, igual que la consciencia y el libre albedrío. Lo que nos diferencia del resto de seres vivos no es el lenguaje. Es la voluntad. Por consiguiente, si tiene que haber una autoridad que rija las cosas de la Tierra, debes ser una serie de reglas que te apetezca cumplir. Nunca una serie de leyes que debas obedecer o pagar las consecuencias. Eso es chantaje y amenaza de agresión y daño y dolor, si no te sometes. Por ello incidimos en la propuesta de HUMANIZAR LA AUTORIDAD como la solución a todos los males del mundo y, señalamos la imposibilidad de hacerlo, sin la presencia permanente de los principios humanistas. Es decir, del amor y la fraternidad, de la verdad de la energía que se expande en sociedad. En vez de continuar con el culto a reprimirse y automarginarse, como viene sucediendo cada vez con mayor fuerza por la autocensura de los ciudadanos.

Basta de ceder “nuestro poder” a quienes demuestran ser malos gestores. Basta de respetar a un Sistema que funciona para atemorizar y restringir la iniciativa del pueblo. Basta de arrinconar la propia visión particular. Es tiempo de encontrar afinidades y vincularnos a los proyectos que ponen el acento en el desarrollo humano y espiritual, antes que lo científico y lo tecnológico.

El énfasis debe estar en lo natural. Sin embargo, todo está centrado el lo falso y artificial. Qué sentido tiene haber invertido tanto tiempo y recursos en estudiar y avanzar en relación a lo tecnológico y la informática, en vez de ahondar en la telepatía y la telequinesia o la premonición. Artes como la grafología y la poesía, han desaparecido de la órbita de los niños que crecen empujados por los algortimos y la distancia social.

Recuerdo que la maestra nos decía “Dibujad una flor” y yo imaginaba distintas formas extrañas y colores inusuales. De repente añadía “Una flor.. como esta”. Obligándonos a copiar el ejemplo que exhibía sobre la mesa de mando. Nunca entendí por qué el profesor escribía en la pizarra la palabra llave o lluvia, en vez de llevarnos ante una puerta y mostrarnos su efecto o sacarnos a la calle el día lluvioso para sentir las gotas resbalando por nuestro rostro. Años más tarde comprobé como al niño se le pedía en clase que dibujara un pollo y, en vez del pollo en el campo, subido a la verja de una corral de madera, exhibía en un plato al pollo sin plumas ni cabeza, sin vida ni colores, junto a las papas y el ketchup. Tal vez pronto dibujarán, solamente, el código binario que ilustra las cosas.

El SISTEMA funciona perfectamente para unos pocos, pero no funciona bien para la mayoría. Se trata de un mecanismo corrupto dispuesto para dominar y esclavizar a la población, por lo tanto, aceptamos el autosuicidio que nos convierte en ciudadanos-computadora. Pero alejados del piloto automático y el sintético corazón del robot de la mente programada, recuperamos el control del timón del navío que nos lleva a mar abierto para poner rumbo a nuestra propia isla paradisíaca. Así de simple y fácil de entender es.. ¡la autenticidad de la existencia plena! Que se halla en el individuo, en la intimidad de uno mismo. Nunca en una regla o ley dispuesta para dominar y esclavizar.

Apple iTUNES 
Spotify 

Amazon 

No comments yet.

Deja una respuesta

ALEXANDRO ENERGYS - Webmaster