Menú inferior

ESPECIALMENTE PARA TI (Previsualización gratuita)

This is a preview lesson. Please purchase the curso before starting the lesson.

De repente, aparecemos en el planeta Tierra, en los brazos de alguien, en un entorno desconocido, desvalidos. Empezamos a respirar sin apenas tener consciencia de ello, ni de lo que significa vivir en el planeta.

La vida del cuerpo no proviene de una elección, es una imposición del alma y, vibramos. El corazón bombea sangre. Nos movemos. Pero nos movemos todavía sin saber que nos movemos. Existimos, ¿para qué?

¿Cuál es el propósito de la vida?

¿Todos los seres humanos tienen el mismo propósito?

Estamos condenados a morir, todos, por igual, antes o después.

Tal vez este es el hecho que más nos une entre unos y otros, esta es una semejanza que no ofrece excepción para nadie en la Tierra.

Nos hemos dado la vida a nosotros mismos, a través de nuestro padre y nuestra madre, a quienes hemos elegido desde el plano etéreo y espiritual. Pero nuestra existencia humana es del todo desconocida, y depende enteramente de uno mismo, de cada persona, si puede considerar Persona a esa criatura indefensa en la cuna.

Puesto que nos encontramos en la vida, será adecuado y conveniente conseguir que nuestra existencia sea lo más agradable posible, ¿cierto?

Obtenemos la vida, una página en blanco que cada hombre y mujer deberá escribir con su mejor caligrafía. La vida que nos aparece, no aparece HECHA y TERMINADA. Es un barro que moldeamos… o somos los hombres y las mujeres, ¿ciudadanos de barro moldeados?

Es tiempo de posicionarse en El Segundo Nacimiento. Nacimos y nos criaron pero el alma, debe nacer en algún momento. Tiene que florecer el alma en la vida cotidiana, mostrarse presente en nuestras actividades. ¿Es posible? ¡Claro que sí! Hay que tomar ciertas decisiones básicas y cruciales para el control del timón del existir, aunque también se puede permitir a otras personas y entidades, incluso a las Instituciones, que gobiernen nuestro existir particular en el planeta Tierra.

Elige entre las dos alternativas posibles: amor o miedo, destino o libre albedrío, círculo o espiral, personas o sistema, tercera o quinta dimensión.

Estás de acuerdo con la conocida afirmación: el fin justifica los medios. ¿Cuál es la respuesta a esta afirmación por parte de cualquier participante de NACIÓN GLOBAL ENERGYS? “Nunca. Son los medios empleados lo que siempre determina el fin”. Por consiguiente, si aplicamos Principios Humanistas Fundamentales a nuestra actividad cotidiana, la versión que se obtiene es una Sociedad Mejorada.

Necesitamos HACER NUESTRA VIDA, crear nuestro estilo, forjar nuestras convicciones personales. Cada persona es VIDA EN MOVIMIENTO (vibración) si conoce y aplica su sentir interno. Para ello, la claridad de conceptos y escala de valores y prioridades en su estilo de vida, contribuyen a desarrollar su ENTORNO INMEDIATO que bien puede ser el mundo saludable y pacífico y solidario que reclama nuestra época.

Igual que no existe una relación, sino un ir relacionándonos con cada persona a cada instante, con medidas de tiempo se agrupan situaciones que enmarcan los avances y los retrocesos. La vida es un qué hacer constante y permanente que no se detiene, sino hasta que el corazón deja de bombear sangre y el aire, ni entra ni sale del cuerpo. Entonces parte el alma a otro plano diferente.

La pasividad es en sí misma una elección, la elección de no hacer nada. Por consiguiente, la vida es un conjunto de decisiones y, el resultado de las decisiones conforma la vida, el existir del ser humano.

¿Tú tomas las decisiones de tu vida? ¿Dejas tu vida en manos de otras personas o Instituciones? ¿Sabes qué anhela exactamente tu alma?

Antes de cualquier acción, las personas deben comprender que son ciudadanos y constituyen una comunidad llamada raza humana que habita el planeta Tierra. Todo ciudadano, independientemente del país de nacimiento y su edad y sexo, debe tener ciertas convicciones elementales para poder ser SER HUMANO.

Únicamente cuando se dispone del conocimiento de uno mismo y del Sistema en el que se participa, se está en disposición de elegir, no la decisión más correcta o la más legal, sino la más adecuada para ser Ser Humano. Aquella decisión que le hace sentir bien a él o ella es la decisión propicia. Una decisión enmarcada en los Principios Humanistas Fundamentales, promueve el empoderamiento, la autonomía e independencia, es decir, la libertad que nace de la dignidad y la soberanía del alma.

TEOREMA PARA EVOLUCIONAR menciona la necesidad de abrazarse por dentro y conciliarse con uno mismo, conocer la propia esencia y amar la naturaleza particular de nosotros mismos.

La estructura vital del mundo anhelado es imprescindible para guiar los actos que derivan en eventos y acontecimientos que conforman la sociedad. La sociedad actual no solo puede mejorarse, debe hacerlo. La SOCIEDAD MEJORADA es una posibilidad y, cada persona-ciudadano-ser humano tiene el compromiso de aportar lo mejor de sí para que sea viable y permanente. De lo contrario, antes o después, esta civilización nuestra en declive desaparecerá, perecerá fulminada por un rayo de avaricia atómica.

Hombres y mujeres están sujetos a sus convicciones, pero… ¿son suyas, propias, directas de su intimidad? O corresponden a patrones inculcados desde la infancia, a tendencias vistas y repetidas desde la juventud, a modelos de comportamiento adulto impuestos por el Sistema.

Es en función de las convicciones que gobernamos nuestra existencia humana. La vida depende justamente de este sentir y, cualquier modificación, está sujeta a la transformación de esas ideologías y creencias que pueden intensificarse o reducirse hasta extinguirse.

Cuando un ordenador tiene un virus, el programador borra toda la información y vuelve a instalar los programas y datos para que vuelva a funcionar. Es tiempo de borrar la información recibida desde la cuna y dejar el disco duro limpio, vacío, para introducir aquellas convicciones con las que nos sentimos más cómodos y en la oportunidad de desplegar nuestros dones y talentos. No hay peligro en este ejercicio, puedes volver a poner lo de ayer si crees que te va a ir bien, sin embargo, alentamos la mutación como signo de independencia y autonomía que emancipa a los ciudadanos del Sistema.

No necesitas un guía espiritual o un terapeuta metafísico o un psicólogo, ni tampoco un psiquiatra o una pitonisa. Únicamente tú y la verdad de tu alma. Realiza un examen particular y privado, absolutamente confidencial, pero totalmente honorable y sincero. Evalúa tu existir actual. Filtra aquellas cosas que te causan dolor o sufrimiento, hasta que sólo queden las cosas que te causan alegría y tranquilidad. Escribe tu repertorio de Principios. A diferencia de los Valores, los principios son permanentes y nos acompañan a lo largo de toda nuestra existencia humana.

Los principios son los ideales que conforman la burbuja donde existimos. Hay un mundo y, a su vez, está nuestro mundo singular, ese mundo interno que podemos trasplantar al mundo exterior conformando otro mundo posible que fácilmente admite nuestra peculiaridad.

Los principios son la burbuja de nuestro mundo inmediato, el mundo en el que participamos y que construimos. El mundo que compartimos con las demás personas. El mundo de nuestra propia creación personal.

Los hombres y las mujeres están a través de sus principios, que son actitudes y gestos y conducta en sociedad. Los principios son lo que de verdad constituye el estado del ser humano. Su alma está presente y se expresa, se expande, trasciende a la comunidad con la que se relaciona mediante estas convicciones que guían su vida.

Este repertorio específico de convicciones personales es una pluralidad particular que nos distingue a unos de otros, pero su eje es el mismo: Principios Humanistas Fundamentales. Señalamos la consciencia de unidad y la fraternidad universal como los más evidentes y determinantes. Su trascendencia es radical, beneficiosa para nuestra raza, y provechosa para sostener una civilización hermosa y gigantesca.

Las convicciones que gobiernan la vida humana, deben ser compatibles con el Sistema. Si el Sistema es corrupto, no puede haber amor puro. La armonía es indispensable para que todos los ciudadanos disfruten de su existir. La convivencia es la clave. Pero la convivencia de convicciones, más que la convivencia física entre vecinos.

Las convicciones sostienen en el día a día, orientan hacia el horizonte, impulsan y dirigen los pasos para alcanzar ese lugar especial. La vida es movimiento, pero si vas deprisa sin saber cuál es tu horizonte, durante el viaje, te alejas de ti y de tu propósito en la vida, sepultando al mismo tiempo a toda la raza humana.

Las convicciones son tesoros particulares. A veces, al explicarlos a otras personas, resulta que suenan ilógicos o incoherentes o contradictorios. Pero si nos dan paz y alumbran el propio sendero, todo está bien y es perfecto. No hay que convencer a nadie. No hay que demostrar nada. No hay que imponer nuestro propio criterio. Simplemente… ¡fluir! Vibrar con la vida plena bajo la piel, sintiendo la energía entre las junturas de nuestros huesos, y no en los pensamientos y la cabeza. Es el esqueleto energético quien se expande.

Es un error fatal confundir convicciones con ideas. Una idea proviene del pensamiento, de una mente que se agita, a menudo, sin nuestro consentimiento. Una persona puede pensar mucho, incluso pensar cosas no previstas o que no le agradan porque la mente impone su propio ritmo y un itinerario sin deliberación previa. No se aprueban ciertos pensamientos y, sin embargo, ahí están, ejerciendo su influencia y tiranía. Pero rara vez se hace algo concreto con la avalancha de pensamientos. Es primordial aquietar la mente, apaciguar el Ego, relajar el cerebro, abandonar el cuerpo.

En la mente surgen infinidad de pensamientos espontáneos a los que no hemos dado permiso, pero en la mayoría de los casos, no producen ningún efecto en nuestra conducta. Tal vez sí en la actitud, pues inciden en nuestras emociones. Por tal razón aquella persona que se centra en sus sentimientos (en vez de sus emociones) y en sus necesidades (en vez de sus deseos), fácilmente se libra de este caos.

Las convicciones no son ideas o pensamientos fugaces, nada que ver con una sensación momentánea. Las convicciones son principios en los que se confía. Actitudes que se despliegan y se convierten en una conducta que se manifiesta en sociedad.

Los pensamientos provienen del Sistema. Son reacciones que surgen como mecanismo de respuesta a un entrenamiento que comenzó en la escuela y en el seno del hogar y continuó en la etapa adulta en los puestos de trabajo y en la práctica de las costumbres y la rendición frente a la autoridad impuesta desde las Instituciones.

Las convicciones no obedecen a ningún mecanismo intelectual, por eso son la puerta a la libertad. Los Principios Humanistas Fundamentales y, el Libre Albedrío, dan como resultado la voluntad consciente que edifica otra dimensión de nuestra raza.

Las convicciones son el primer signo de independencia y autonomía, el primer ejercicio de auténtica libertad que una persona dispone. Es responsabilidad de cada hombre y mujer ejercer esta condición, esta posibilidad, este derecho, este deber. Es a partir de esta tarea que La Situación varía. Esta es la asignatura pendiente de todo ciudadano del planeta.

Es una función del ser vivo, como tal, vivo, vivir a plenitud y en su totalidad, orientando cada paso de la propia vida a través de la conducta que surge de la relación íntima y sosegada con el alma que muestra a la persona auténtica. El qué hacer diario, la cotidianidad, eso es la existencia humana, ¿tiene sentido para ti hoy?

Da crédito a tu sentir interno, moldéalo hasta darle una forma de convicción personal e intransferible que te define como ser humano y ciudadano.

Integrando las convicciones al existir y, combinándolas con las convicciones de otras personas afines, aunando esfuerzos, es que se alcanza la SOCIEDAD MEJORADA.

DECIDIR LA VIDA AUTÉNTICA CON LA QUE DISFRUTAMOS

El Sistema elige la colección de opiniones y el abanico de posibilidades de lo que se puede y de lo que no se puede hacer. Suelen presentarse como correctas las acciones legisladas por ley, y aquellas actividades que ya otras personas han realizado con anterioridad. Esta premisa ahoga los atributos del alma. Consigue que algunas personas sean infieles al PROPÓSITO VITAL, traicionando su naturaleza genuina. Se deja a un lado el arrebato salvaje y el espontáneo sentir que expresa la llama del fuego interno. Porque la directriz del Sistema es moldear piezas que encajen perfectamente en la maquinaria, reduciendo toda posibilidad de rebelión de los ciudadanos convertidos en autómatas y soldados del Sistema.

La vida es creación. Existir es inventar a cada rato la propia existencia, de lo contrario, no es existir, es reproducir lo que se espera de nosotros, sin saber quiénes somos y qué podemos hacer y a dónde es que podemos llegar en verdad.

Imaginar y fantasear para concebir. Improvisar, innovar, trazando líneas nuevas con nuestra genialidad. Hay que descubrir, encontrar, hallar, tropezar con algo concreto. Cada persona tiene la oportunidad de alcanzar la mayor expresión de sí misma y, entonces, definir la trayectoria necesaria para la mejor vida posible. Sólo una vez hecho el hallazgo se puede hablar de la VIDA PLENA y con SIGNIFICADO (propósito).

Tenemos que inventar nuestra propia existencia humana. Este invento no puede ser caprichoso o inconsciente o parcial. Debe ser al resultado del Templo de la Vida, cuyos cuatro pilares son el sentir, el pensar, el decir, el hacer. Los cuatro deben de estar alineados desde la armonía y constituir un mensaje final común de absoluta coherencia. Así se crea el mejor mundo posible, seguro, porque está ahí… ¡a nuestro alcance!

La frivolidad y la pereza facilitan al Sistema adueñarse de hombres y mujeres a los que convierte en esclavos. El exceso de inteligencia, también aleja a los individuos materialistas e individualistas de la vida auténtica y plena. Ambos, opresores y sometidos, ni se abrazan ni se concilian, por consiguiente, permanecen en la Tercera Dimensión a falta del segundo nacimiento.

Todo ciudadano del planeta vive siempre en una circunstancia única e ineludible, que se constituye como una oportunidad para aprender y seguir avanzando en la evolución del ser. Ya somos todo en nuestra intimidad. El alma contiene la sabiduría, pero el Sistema la ha bloqueado por siglos de abuso de autoridad y poder exagerado.

La circunstancia no es lo que nos define. El adecuado análisis profundo de la situación y el uso acertado de la voluntad consciente, es lo que logra nuestro crecimiento personal y desarrollo humano. Se supera la adversidad mirándola a los ojos fijamente, no bajando la vista cobijados en la jaula del miedo.

Toda situación puede mejorarse, deben optimizarse los sucesos para crear mayor sosiego y alegría entre la población, la comunidad, el vecindario, la familia o la tribu. Esto es más amplio que cualquier ciencia y más complejo que las matemáticas, pero no será la razón quien provea de soluciones. Todos los secretos y misterios y respuestas, palpitan en el ahora mismo de nuestras almas.

Únicamente las personas que renacen de sus cenizas como el Ave FÉNIX, pueden aportar una semilla fértil para la cosecha de la humanidad que evoluciona, mutando a una dimensión superior.

A diferencia de la montaña, la piedra y la planta y el animal, el ser humano dispone de la capacidad para tomar consciencia de su ser y de la comunidad, de su naturaleza y de la Naturaleza, de su energía cósmica y del Cosmos. Cuando nacen, las personas no son todo lo que pueden ser y serán. Las personas empezamos a existir por nosotros mismos conforme crecemos y maduramos y anhelamos evolucionar. No traemos bajo el brazo un esquema del mundo o un mapa que señala el camino. No hay nada prefijado o impuesto, salvo la pirámide de la autoridad jerárquica.

El Sistema fija reglas y normas y leyes y tradiciones y costumbres y modas y un sinfín de directrices para regir el mundo. Está la libertad para elegir si aceptar y seguir la actividad generalizada, mezclándose uno con el rebaño civil, o por el contrario, escapar del grupo como oveja negra que se libera, ¿tú lo prefieres?

Hay un extenso abanico de posibilidades en nuestra sociedad para ser lo que cada persona aspira ser… o estamos condenados a repetir la historia de nuestros padres y abuelos…

Al ser humano le es dado el libre albedrío, la opción de elegir, pero el marco de posibilidades es muy limitado si nos regimos por lo que nos dicen nuestros familiares y el profesor y el médico y el presentador de televisión y el político y el policía y el sacerdote.

Al ser humano le es dado el poder elegir, pero no le es dado el poder NO ELEGIR, y sin embargo, lo habitual es descartar el derecho y la obligación de responsabilizarnos del propio existir, tomando decisiones, aceptando las consecuencias, comprometidos. ¿No te gusta el mundo en el que vives? ¡Haz otra cosa!

¿Te falta valentía?…

Es un privilegio la capacidad de decidir, un regalo para las personas, un don para el que se precisa cierto talento. Pero ese talento es innato, no se aprende en ninguna escuela, no requiere de títulos y exámenes, ni de asentimiento religioso o aprobaciones oficiales o conformidad legal. Quiera o no, toda persona debe hacerse cargo de sí misma. Debe estar comprometida en cada instante de su vida a existir de la mejor manera posible sin dañar a otras personas, pero sobretodo, sin dañarse a sí misma. Negarse la oportunidad de ser totalmente nosotros, es un suicidio, un comportamiento absurdo, un despropósito existencial.

Hay que poner la propia energía en acontecimientos determinados. Tú promueves acciones y eventos o ¿acatas órdenes? Las órdenes y directrices y normas que sigues, ¿son sabias? Quienes ordenan y dirigen, ¿incorporan en las órdenes su virtud? Los que gobiernan, ¿despliegan sus virtudes?

Todo lo que sucede en el mundo es el resultado de los actos de las personas, no de las Instituciones. Las Instituciones son rígidas y no tienen vida, no se mueven. Las mueven los hombres y las mujeres que las hacen funcionar en una dirección u en otra muy distinta.

Los ciudadanos deben responsabilizarse de sus actos, cosa que no sucede con la montaña, la piedra, la planta y el animal. Son peregrinos del viento o misioneros del alma o espíritus vitales. Son vegetales humanos o soldados del Sistema. Cada hombre y mujer es a su vez un centinela de sus convicciones y un espíritu aventurero que se auto regula. ¿A qué te dedicas? ¿A qué dedicas tu vida? ¿Dedicas tu energía a cuestiones sincronizadas con tus convicciones? Tus actividades diarias… ¿reflejan el potencial de tu alma? Oficio, ocupación, actividad… ¿reflejan tu alma?

Descarga o visualiza Hoja de Ruta

REVISAR CUADRO COMPARATIVO

LECTURA ADICIONAL SUGERIDA

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

CREANDO EL BANCO DE LAS PERSONAS, PARA LAS PERSONAS

CREANDO LA MONEDA DE LA SOCIEDAD CIVIL

CREANDO OTRA MANERA DE SER Y ESTAR EN EL MUNDO

CREANDO LA SOCIEDAD MEJORADA

CREANDO OTRO ESTILO DE RELACIONES

CREANDO UN CANAL DE INFORMACIÓN GLOBAL

CREANDO LA COMUNIDAD DE CIUDADANOS UNIDOS

CREANDO EL ESPACIO PARA INTERACTUAR

Volver a: AF-Desempleados y Parados > TERCERA DIMENSIÓN

ALEXANDRO ENERGYS - Webmaster