Menú inferior

EN QUINTA DIMENSIÓN SOMOS INMUNES A LA INGENIERIA SOCIAL Y LA PROGRAMACIÓN OFICIAL

Hay que perderle el miedo al miedo. El miedo es una emoción aprendida. Las acciones que se procesan desde lo mental y lo emotivo, construyen autómatas que encajan en la maquina del sistema – Aldo (fundador del acimut comunal).

La manera de saber si estás en quinta o tercera dimensión, es muy simple. En la primera opción ¡has despertado! El despertar de consciencia nunca es un largo y tortuoso proceso, en realidad, se trata de un simple instante en el que haces ¡clic!

¿Cómo saberlo? ¿Cómo averiguarlo?

¡Sencillo! En tercera dimensión, rigen las emociones y los deseos, mientras que en la quinta, te manifiestas desde el interior (de adentro hacia afuera con todo tu ser a plenitud), desde la necesidad y el sentir como prioridad. La cuarta dimensión refleja la actitud, ese instante asombroso que sucede justo antes de convertirse en acción. La manifestación será siempre explicita, tanto en tercera como en quinta dimensión. La fase previa, es decir, la maravilla de la elección, está situada en la cuarta dimensión. Se traslada (por propia decisión), de acceder a una u la otra opción. A esto lo denominamos la voluntad consciente o libre albedrío (con posibilidad de asentarse en la quinta, el espacio idóneo para crecer y desarrollarse y evolucionar).

Los diccionarios cumplieron una función, sin embargo, hoy, los traductores inteligentes que actúan desde las aplicaciones de los dispositivos y la red, van mucho más allá. Aunque aparecen como inocuos e inofensivos, los correctores de ortografía y gramática, están fijando las creencias y generando comportamientos programados. Sin embargo, la manipulación para la obediencia, está situada únicamente en la tercera dimensión. Aquellos hombres y mujeres que vibran, que emergen desde su intimidad (con autenticidad y toda su integridad supurando por cada poro de la piel), se trasladan al mundo con toda su pureza. Enriquecen la vida, porque se trata de una existencia natural inmune a la influencia externa. ¿Por qué? Porque lo que degrada es la invasión que se filtra por la grieta del ego, sin embargo, sin ego, con la templanza y la fortaleza (que no señalamos la fuerza), es la oportunidad para que prevalece la ética y la virtud, antes que el deseo de fama y éxito. Entonces es que se puede mencionar a la dignidad, cualidad innata, inalterable desde el exterior. 

 

Para el inconsciente, todas las creencias son ciertas. Nos creemos lo que vemos en las películas o leemos en las novelas (la prueba es que nos emocionamos). Es la respuesta orgánica a lo que vemos y oímos, pero a la vez, sabemos que es falso (una ficción), y sin embargo, igual puede surgir el terror o la alegría, los nervios y la inquietud, la lágrima y el aplauso. En conclusión, las respuestas emocionales ¡son reales! para el cuerpo humano. Por ello, quienes suelen permanecer en quinta dimensión, prefieren ser protagonistas de su existir, antes que seres pasivos y espectadores que se sientan a mirar sin ver la verdad de la vida que palpita. Es mejor vivir la vida, antes de que nadie te la cuente. Exprimirle el sentido para dotar al movimiento de significado.

La educación obligatoria está basada en creencias. El aprendizaje en los colegios debería estar enfocado en los saberes y las costumbres útiles para la comunidad. Esta es la actividad de las Escuelas Alternativas Solidarias. Los alumnos se concilian con sus dones naturales y sus talentos particulares y, desde el interior de su ser emerge la potencialidad que se expande en la sociedad. El ministerio de educación actúa como policía del pensamiento, y, las ideas e hipótesis y tergiversaciones históricas se asientan en la memoria del alumno que debe repetir lo aprendido (al pie de la letra) en un examen que lo premia o lo castiga con una baja calificación, según la obediencia a la fidelidad de los conocimientos adquiridos (teledirigidos por el profesor). Por lo tanto, los niños y los adolescentes se convierten en pequeñas unidades en las que se incrustan los datos, igual que celulares en los que se descargan las aplicaciones para que puedan operar.

Si nos “creemos” los conocimientos, así como las tendencias de la red de Internet, asumimos ciertas ideologías programadas que se rigen por etiquetas que gestiona la Big Data, tipos y estereotipos concretos que funcionan perfectamente para computar los prejuicios y organizar la programación destinada a desestabilizar toda autonomía, destreza y habilidad del ciudadano despierto (activado desde su alma). Se muestra en la infancia la estructura de creencias para acostumbrar al cerebro a procesar la información de determinada forma, cerrando la puerta de la iniciativa particular y la espontaneidad creativa.

¿Cómo mantener una conversación profunda y constructiva, un tanto crítica, con alguien cuya fe es ciega? Muchas de las creencias, analizadas en detalle, son castillos en el aire que se derrumban desde la lógica más inocente, pero las creencias tienen extraños andamios que sostienen mentiras y engaños. Porque se ha anestesiado al individuo desde la infancia, hasta que su razón adulta está inundada de porquería. De hechizos, por la magia de tantos trucos utilizados contra la identidad y la soberanía del ser, lastimando la autenticidad del humano convertido en autómata.

Hay que partir de la franqueza y la honestidad, lo natural es la sinceridad. Los mentira es una acción aprendida. Las acciones que parten del ego, anulan la vitalidad del alma y diezman la humanidad de los ciudadanos – Aldo (fundador del acimut comunal).

Se pueden introducir en los ciudadanos y usuarios de la red de Internet “valores”, pero jamás los principios. Los principios rigen las acciones en quinta dimensión. Los valores están presentes en la tercera, y son inculcados a temprana edad.

El saber del individuo debe estar basado en la experiencia directa, entonces, su sentir transforma la realidad exterior. Es al participar como artista protagonista que el libre albedrío existe, en vez de la libertad que te da o te quita la ficción jurídica del sistema. La ley natural el el derecho jurídico, son cuestiones bien diferentes. Porque diferente es un don natural que un derecho que suscribe una entidad artificial. El sistema es una estructura artificial.

En tercera dimensión el hombre y la mujer son reactivos, responden a la influencia externa, mientras que en la quinta, son proactivos, instintivos. La percepción sucede en la cuarta, donde está presente la intuición. Este es el espacio para reflexionar y dialogar con nosotros mismos, con la vida, con el mundo en el que participamos. El mundo no es como es, lo hacemos nosotros, desde el gesto y el acto que genera una circunstancia y acontecimiento. La vida no es como es, la hacemos nosotros al aunar esfuerzos con las actividades que se transforman en situaciones y eventos que pueden ser fabulosos o deplorables. Pero si estas manifestaciones son inducidas, indirectamente, se participa del metaverso, del mundo artificial y la vida virtual. Por ello sugerimos pasar del círculo al espiral.

 

Las opiniones que se sustentan en creencias, son emocionales, por consiguiente, manipulables. Pero es imposible manipular el sentir íntimo y las convicciones internas, este es el mejor escudo frente a la agresión de la narrativa encubierta del globalismo totalitario. La dictadura digital nada puede conseguir si evitamos entrar dentro del ciberespacio, permaneciendo a diario en este campo de concentración que es la red que atrapa a los usuarios incautos. La mayoría participa a diario del mundo artificial de lo virtual, ignorando cómo funciona. Peor aún: ignorando la propia vitalidad de su esencia genuina.

Estamos en medio de un combate para legitimar la verdad y realzar actos en función de esa supuesta verdad. Si desconocemos el funcionamiento de las causas, de los motivos y las intenciones, estamos cediendo y consintiendo que los programadores diseñen el mundo que habitamos, así como el estilo de vida que realizamos. ¿Cómo te desempeñas? Lo haces a partir del sentir que te conmueve desde adentro o repites los comportamientos cotidianos, los llamados procesos “normales” o lo “políticamente correcto”.

La verdad más absoluta y rotunda, es que nada es más anormal que lo normal. Lo que se persigue desde la ingeniería social es el uniforme, lo estándar, la plantilla y el patrón que fácilmente se planifica y se dirige mediante algoritmos. Pero el diseño del acontecer, puede bien ser el devenir de tu vibración interna (convirtiéndote en el artista protagonista). El sentir de la totalidad de tu ser que no sucumbe a la influencia externa diseñada para perjudicar el desarrollo. El crecimiento y la evolución, existen si evitas que te dañen, que incidan en tu desarrollo, que te coaccionen cada movimiento. Desmarcarse de las tramas, esto es lo fundamental.

Las élites pueden tomar el control del pensamiento de la ciudadanía planetaria, pero nunca podrán dominar a quienes sienten y se expresan con honestidad y valentía, desde los dones que los legitiman como seres únicos, soberanos de sí mismos. Los más inteligentes son los que el sistema abduce y secuestra e hipnotiza con la intoxicación. La narrativa oficial está plagada de trucos mezquinos para ejercer un abuso de poder tolerado y consentido y, a veces, incluso aplaudido, porque se presenta como salvación para el bien común. Porque si “el poder” sabe cómo funcionan los ciudadanos, sabrán qué mensajes deben incrustar en sus mentes para que se crean las cosas más absurdas, actuando de determinadas formas que van en contra de su propia naturaleza. Sin embargo, el auténtico poder está situado en la vibración que únicamente sucede en quinta dimensión. El poder intrínseco del ser humano radica en el alma, en la energía capaz de transformarse en eventos asombrosos que son inmunes al ataque del miedo y la amenaza de multa y castigo. ¡Esto es magnífico! La posibilidad de romper el círculo e iniciar el viaje de evolución, trasladados de la tercera a la quinta dimensión.

Aunque sigan adulterando el contenido de las palabras, al menos, ya estamos alerta y atentos. Porque desde la cultura se tergiversan los significados que poco a poco alteran los símbolos y las finalidades, usurpando la pureza de lo genuino. ¡Sí! Desafortunadamente, hoy la verdad ¡no importa! No le importa al juez y al abogado, que se centran en las pruebas que bien pueden haber sido destruidas o inventadas. No le importa al editor del medio de comunicación que sigue las pautas del director que sigue las pautas de los accionistas y las pautas marcadas por los patrocinadores. Se eliminan palabras clave, se dejan de utilizar verbos positivos, y se hace énfasis en las modas y las tendencias que se impulsan con motivos secretos e intereses contrarios al supuesto beneficio del usuario. Desaparecen términos, incluso conceptos enteros. Generación tras generación, se extravían contenidos trascendentes y vocablos relevantes que pasan a un segundo nivel, y luego se pierden, hasta que ya nadie los recuerda. Cuando no hay palabras que designan las cosas y definen la realidad, de repente, curiosamente, dejan de existir. Entonces, se desvanecen lentamente.

Se está disminuyendo el abanico de posibilidades, el número de palabras, y también la manera en que se construyen las frases. Que la juventud se relacione a través de emoticonos es un ejemplo. La música que se ha impuesto en el planeta, está más cerca del ruido que de la armonía de las notas. La letras, en general, no inspiran. Más bien degradan o incitan al odio (reguetón). Nadie le escribe ya un acróstico a su pareja. Los enamorados, ya no se intercambian poesías que muestran su romance. Aquello del relato del abuelo entorno al fuego bajo una noche estrellada, se ha vuelto una realidad casi imposible.

Desde hace décadas se han ido cambiando los significados para que ciertos términos y algunos conceptos ¡ya no existan! (ver vídeo minuto 26:45) – Repaso de palabras habituales. Recomendado. Carme Huertas es clara y directa en su exposición.

Hay que evitar el exceso de inteligencia, sobre todo la virtual, que es artificial. La inteligencia artificial está asesinando a nuestra sociedad en el ámbito virtual del ciberespacio que se traslada a la realidad cotidiana. La maldad existe, justamente, por la capacidad del hombre y la mujer de ser inteligente. Muchos de los avances tecnológicos y las armas de destrucción o los algoritmos que controlan para dominar a los usuarios, son resultado de la mente y el esfuerzo puesto en los pensamientos. Pensamientos centrados en la maldad, para desarrollar la coerción y la explotación. Cuando lo natural es sentir, vibrar, fluir. Lo habitual debería ser la sinergia, la simbiosis de las almas: la fraternidad. En vez del odio que desemboca en la guerra, que empieza por el conflicto que es un engaño – Aldo (fundador del acimut comunal).

Descarga Libro-PDF ensayo filosófico humanista: “ACIMUT: éxodo a la plenitud”

 

 

ORIGINAL Vs. ADOCTRINAMIENTO

La cultura de subvención es la siembra de las creencias que anuncian lo que viene y, cuando llega, nadie se sorprende, porque ya lo han visto o leído. Los contenidos mediáticos están controlados, las noticias manipuladas, la información independiente está censurada. Sin criterio particular, el ciudadano jamás sabe discernir. La gente se ha dejado atrapar.. mediante los teléfonos móviles inteligentes y su adicción a la tecnología. La complicidad es muy peligrosa, pero aun y así, se colabora con aquello que se sabe negativo y dañino. El nivel de perversidad es tan alto que la mayoría no descifra la humillación, porque se han acostumbrado a renunciar a su dignidad y la soberanía individual. Demasiados se dejan arrastrar por la influencias y tendencias que anulan el espíritu humano.

A marchas forzadas, en general, la ciudadanía planetaria extravía sus capacidades innatas. Se han vuelto dependientes. Hasta el punto que uno desconfía de sí mismo. Es un ultraje completo. Se fomenta la desinformación, la confusión, el desconcierto, la constante confrontación. Pero la sumisión es voluntaria, es una opción que eligen hombres y mujeres. Existen las alternativas, y, todas, se encuentran fácilmente en la quinta dimensión. ¡Deja el celular en casa! Evita los códigos QR y los wifis públicos.

Las frecuencias electromagnéticas nos afectan irreversiblemente, y, es obvio y evidente que hay una gran cantidad de influencia que incide directamente en el ADN. Las armas psicotrónicas están disparando.. tal como suena: literalmente. El miedo puede transmitirse a través del sonido. El chip que se implanta al animal doméstico equivale al celular para los ciudadanos. La tecnología 5G es muy peligrosa. Se encapsulan los mensajes. Se bombardea a la población permanentemente, mientras se la fumiga desde el aire. Es tan simple como insertar un frame entre dos planos de una película y, nunca te das cuenta. Pero la influencia existe, y, resulta nefasta. Existe y persiste porque es efectiva: consigue alterar al ser humano, modificando su comportamiento. Se borran recuerdos. Se insertan creencias. Se suscriben las emociones en la tercera dimensión.

Decide participar de la hipnosis colectiva, frente a la posibilidad de tu originalidad que se despliega en la quinta dimensión. Exprésate desde la esencia misma de tu ser y, serás invulnerable. Así mismo es, porque cuando confías en ti, cuando comprendes tu naturaleza, cuando manifiestas tus dones y talentos intrínsecos, eres inmune a cualquier influencia que llega de fuera de ti. Lo que nos distingue del resto de los animales, nunca ha sido el lenguaje. Los animales se comunican entre ellos ¡perfectamente! La diferencia está en la voluntad, frente al instinto y reacción del animal. La voluntad consciente es el libre albedrío y, alguien que sabe quién es, bien puede averiguar a dónde quiere llegar y cómo hacerlo desde la bondad o la codicia. Esta elección nace en la cuarta dimensión, en la reflexión o la meditación.

Alimentas la crisis y el odio o estableces los principios humanistas y la vocación de servicio. Enfócate en lo favorable, porque donde pones la vibración es donde la energía se expande. Comprendiendo que la voluntad está en quinta dimensión, y parte de la iniciativa de la actitud en la cuarta, paso previo a materializar la acción, mediante la conducta en quinta (vibración del alma). Fuera de la dualidad de la tercera. Por consiguiente, al invitación es la siguiente: Seamos artistas protagonistas del propio existir. ¡Sé consciente! Despierta con el simple clic. Empodérate. Descubre el acimut comunal. Evita los enfrentamientos, pero sé implacable. Totalmente responsable de tu potencialidad. ¡Vive!

Disfruta del juego de la travesía. Este paseo por la Tierra será lo que tú decidas, si sabes dotar a cada minuto de sesenta segundos dignos de su transcurso. Volver a los místico, a lo espiritual. Pasar del político al chamán. Del ciudadano al activista espiritual.

 

No comments yet.

Deja una respuesta

ALEXANDRO ENERGYS - Webmaster